1986.- Pregonero – Juan Manuel Pedreño Cueto

Concejalia de Fiestas

Pregonero

Juan Manuel Pedreño Cueto


PEDREÑO
D. Juan Manuel Pedreño Cueto

Juan Manuel Pedreño Cueto nació en el barrio de Santa María de Cadi-Cadi. Como todos los niños, Pedreño vino al mundo con un pan debajo del brazo pero él traía además un balón en los pies y un micrófono en la mano. Aunque no está acreditado científicamente, apuesto a que el pequeño Juan Manuel antes que pronunciar con infantil ternura la palabra mamá gritó con entusiasmo «Gol del Cádiz».

Pedreño se hizo compañero inseparable del micrófono en 1967 -o sea, anteayer- en la recordada emisora de Radio Juventud donde pasó ocho años contando la vida gaditana hasta que en el Trofeo Carranza de 1975 culminó su primera etapa profesional y paso a formar parte del equipo de la SER. Durante catorce años fue jefe de Deportes de esta cadena en Cádiz y en 1989 se convirtió en un pilar básico en la Radio Televisión de Andalucía. Pedreño comenzó a brillar con luz propia en el firmamento de las estrellas de la radio junto a José María García, José Ramón de la Morena, Carlos Herrera o Joaquín Duran. También compartió micrófono con radiofonistas históricos como Aurelio de la Viesca o Carmen Coya, con la que formó pareja profesional en una etapa gloriosa de la radio gaditana.

Ha radiado fútbol sala en Brasil, partidos de Copa de Europa y del Mundial de Italia. Contó todos los ascensos del Cádiz a Primera División y cantó docenas de goles en el Trofeo Carranza. Juan Manuel Pedreño es un brillante profesor de la palabra, un profesional riguroso e integro, que ha buscado siempre la verdad y que en su vida se ha casado con nadie, excepto con la señora Asunción que es la que le guarda en casa los tres millones de placas que le han entregado a lo largo de su dilatada carrera profesional, en la que fue distinguido como Mejor Periodista Deportivo Andaluz en los años 1975 y 1979 y con el Premio Ciudad de Cádiz del Deporte, entre otros muchos galardones. Pertenezco a la generación de niños que en los primeros años setenta nos entusiasmábamos con los regates de Cruyff y Amancio o los remates de cabeza de Gárate y Santillana. En aquella época yo ya me sentía atraído por la magia de las ondas y empecé a cultivar una profunda admiración por un gaditano de Santa María que nos hablaba de fútbol en una cajita sonora donde él contaba con singular maestría las filigranas de Pelé en el Trofeo, la elegancia de Beckenbauer conduciendo el balón o las paradas imposibles de Iríbar. 

Por todo lo dicho y muchísimo mas, Juan Manuel Pedreño es mi ídolo de ayer y mi maestro de hoy. ¿Y que dices, Pedri, que te jubilas? Pues vale. Pero que sepas que seguirás marcando muchos goles en la vida. Y que nunca jamás te quedarás en fuera de juego…

SEPA

Academia de Baile Flamenco