Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

2011.- COAC – Semifinales – Lunes – 07/03/2011

Concejalia de Fiestas
Orden de Actuación 07-03-11

Orden de Actuación 07-03-11

Había ambiente de Carnaval como hacía años no se daba en torno al Concurso Oficial de Agrupaciones portuense.

Casi una hora antes de que comenzase la primera semifinal, los aficionados aguardaban, en cola, para poder acceder al teatro Pedro Muñoz Seca.

La atmósfera carnavalera se trasladó dentro donde arrancó con un excelente ambiente, con un público entregado y con ganas de Carnaval, en un teatro abarrotado de público.

Las entradas gratuitas hicieron el resto.

 

 

La primera de las tres sesiones comenzó con la actuación del coro gaditano Cádiz de cine, de Paco Martínez Mora.

Estos acomodadores van colocando cada letra en su localidad al son del tanguillo.

El tango hizo acto de presencia con el Vaporcito de fondo a modo de forillo,con una copla poniendo en duda la moralidad de una juventud de programas televisivos y botellones.

En el segundo, un tema tan actual como las revueltas árabes.

El año pasado no salieron volviendo en éste con la intención de reeditar el primer premio conseguido en 2009
con Musicagadité en el Concurso portuense.

A estos les dio paso Los viajes de corte inglés con la chirigota local de los Melli.

En el recuerdo una letra a los chirigoteros como el Misterio y Juan Galán.
Con la vuelta al mundo continuaron con sus viajes acordándose de Manolo el polvorón donde “es el rey” y éste, sale a escena, como no podía ser de otra forma, con su correspondiente pegatina en la boca con la bandera portuense.

Con la Shakira de El Puerto, los cuplés de Willy Fog y compañía evocan que “en América los tornados, en África la calor, Zapatero te lo estás cargando tó”, cantan un estribillo muy pegadizo que corea el público cómplice.

Al ritmo del 3×4 dan la vuelta con el popurrí.

Tras estos, llegó el turno al plato fuerte de la noche con la actuación de Los Majaras, que este año sí decidieron acudir,  y no por invitación, como el año anterior. A bien que mereció la pena esperar.

Al volver de los ensayos no regresan porque nunca se han ido. Los Majaras se reinventan de la mano de Antonio Rivas que dan vida 39 años después, con aquel mítico pasodoble de Los Galanes.

Pocas agrupaciones con su sola presencia puede aglutinar tanta emoción y tanto clímax de exaltación contenida.

El alma mater, Pedro, se encarga de recordar que no lleva 50 años de historia de Carnaval por casualidad.

Medio siglo de sentimiento que comprime la furia y las ganas de un niño.

Complicado, muy difícil, no dejarse arrastrar por el halo sentimental que despierta la Comparsa, con mayúscula.

En el primer pasodoble muy sentido y con un segundo que evoca los problemas de la postguerra en personas que lo dieron todo en pos de su familia.

Con dos cuplés muy chirigotero dan rienda suelta a toda la galgama de poesía hecha estrofa, que rematan con un musical y variado popurrí.

Ramoni, Mulero o Chiqui hacen fácil lo difícil, lo imposible, lo que sólo ellos saben hacer.

Con el público entregado de pie, la comparsa de El Puerto se despidió
con el buen sabor de boca al grito de campeones,
campeones.

El nivel estaba alto y las ganas de fiesta continuaba en un teatro con resaca tras la borrachera Majara.


Tuvo en la chirigota puertorrealeña Que pegaso de chirigota,
a la convidada de piedra que acudió con un tipo de siameses.

Éstos intentaron con un dos por uno despertar la risa.

Complicado separar la intención de la competición de un concurso  que premió con tímidos aplausos la voluntad puesta en escena.

 

A esta le siguió la primera agrupación de fuera de la provincia, Los hundíos cuarteto de Los Palacios, con Calamardo, Bob Esponja y Patricio como protagonistas.

Desde las profundidades intentan reflotar una actuación donde brilla más el tipo que el chiste fácil y previsible.

Con más pena que gloria termina una actuación surrealista que acabó en el fondo de la Bahía.


Pedrito García volvía a los escenarios con una comparsa afinada.

La alegría de la casa, en la tercera agrupación portuense que actuó, crítica en su primer pasodoble a una ciudad que merece una realidad y un futuro mucho más esperanzador.

Una comparsa joven con un futuro prometedor que gusta, y mucho, con un tipo ajustado a un papel festivo. “Para que tu me vuelvas a enamorar” anuncian en su estribillo.

Recuerdan a Mourihno y las carencias de delanteros que éste ha padecido.
Meritorio en una agrupación que fue juvenil el año anterior.


A estos le siguieron otra comparsa local, Don Rodrigo, que con fuerza, el grupo del Morta se reivindica con una agrupación con mucha fuerza y una buena puesta en escena muy conseguido, poniendo en entredicho las miserias de la iglesia y sus creencias.

En el segundo, con una letra sentida dan paso a unos cuplés muy acomparsados en una tasca concurrida “que suspira por tu boca que hace que tú te vuelvas loca”.

 

 

A continuación, la chirigota Los que se mantienen en línea.

Magnifica Chirigota que consiguió arrancar del respetable varios momentos de risas y aplausos por su originalidad en su repertorio.

 

 


actuando la comparsa portuense en último lugar,
El Contador de historia.

En su primer año como grupo, relataron sus “cuatro letras para ser poeta” para escribir a un gran amigo.

De envidias y derrotistas se llevan su ración a los que tiran por tierra a todos los portuenses.

El pregonero, Nico, Joaquín, Pinto, Alberti, los antimajaras donde “en una barra de un bar critica porque no quiere salir criticado”.

Los cuentacuentos, contadores de historias seguirán para contar la verdad.
La comparsa femenina, Las encantadas finalmente no comparecieron.

Academia de Baile Flamenco